El otoño malagueño más cálido de su Historia

Temperaturas de 26 grados más propias de una primavera-verano que de lo avanzado que ya está el Otoño, con el Invierno a la vuelta de la esquina. La ciudad de Málaga está viviendo un final de temporada muy atípico, con un clima especialmente cálido. Según la AEMET, este año probablemente termine siendo el más caluroso de la Historia con una media de 20,6 grados de media, 1,6 más que la habitual desde 1942. Este calor arroja situaciones fuera de lo común: gente en manga corta, con shorts y bermudas, mientras los puestos de castañas intentan vender algo, las tiendas con escaparates donde destacan los abrigos y la ropa invernal y en breve con las luces de Navidad ya alumbrando a los transeúntes.

El episodio más llamativo y atípico de la estación se produjo el pasado fin de semana, cuando se alcanzaron máximas de 26 (también batieron récords en las nocturnas, muy altas para esta época), motivados por una extraña sensación de terral arrastrado por el viento de levante (el viento de tierra siempre sopla de poniente).

José Luis Escudero, autor del blog Tormentas y Rayos, especializado en meteorología, lo explicó así: «En esta ocasión, y se da muy pocas veces, el terral ha venido de África. La situación de la borrasca de Canarias, ayudada por el anticiclón centroeuropeo, ha hecho que en toda la zona del norte de África sople sur con rachas muy fuertes. Este viento se ha recalentado al bajar las montañas del Rif de Marruecos y ha llegado a casi toda la costa mediterránea andaluza como si fuera un terral». Al respecto, añadió que en la zona de Alborán el viento era sur, aunque al llegar a la Costa Malagueña giraba a levante. Además, se produjo una fuerte calima (polvo en suspensión) proveniente del Sahara, que llegó a acumular grandes cantidades de arena sobre los coches y el suelo.

La racha máxima fue de 84 kilómetros por hora en el puerto de Málaga, y llegó a los 88 en Torrox. Suficiente para dejar un reguero de incidencias por toda la provincia, e incluso personas heridas por la caída de cornisas.

Vuelven las lluvias y el frío

Las temperaturas suaves se mantuvieron durante las jornadas del domingo y el lunes, y seguirán así hasta el miércoles. El escenario volverá entonces a la normalidad de la estación otoñal, según las previsiones de Aemet, con máximas que rondarán los 17 grados y mínimas de 12.

A partir del jueves es probable que las lluvias regresen a la provincia, e incluso podría llover con intensidad. La probabilidad se extiende al menos hasta el domingo. Al tiempo, el mercurio sufrirá un fuerte descenso, hasta quedarse en siete grados de mínima y por debajo de 15 en las máximas.

Como referencia, la media histórica en la capital en el mes de noviembre es de 19,9 grados, durante el día; y de 10,8 de noche. La máxima absoluta se produjo el día 4 del año 1995, con 30,4; y la mínima más baja, el día 12 del año 1971 (1,4 grados).

Fuente: Diariosur.es