Por qué merece la pena vivir en el centro de la ciudad

Son muchos los que se manifiestan tajantemente ante la pregunta “¿Vivirías en el centro de tu ciudad?”. La respuesta en numerosas ocasiones es clara y rotunda: NO. No… ¿por qué? Las razones para residir en el centro de capitales como Málaga son muchísimas y en este post queremos dar un repaso muy personal –permítannos esa licencia- a los motivos por los que residir en pisos y áticos en Málaga capital puede ser una excelente elección.

El primero de ellos, en nuestra opinión, es claro: nada como estar en el corazón de una urbe para conocerla y disfrutarla. No hay mayor placer que poder ir a pie a algunos de los maravillosos puntos de interés que hay en la ciudad costasoleña: el Museo Picasso Málaga, el Carmen Thyssen, el Teatro Romano, la Catedral –a los pies de Císter3-… Y eso si hacemos referencia a arquitectura y museos, pues hay plazas y calles muy famosas y con gran tradición que también han de considerarse de visita obligada.

El segundo es el privilegio de estar ‘a la mano’ de todo. Es decir. Vivir en el centro te permite poder acceder en unos minutos a todo tipo de servicios e infraestructuras. Puedes ir de compras y tener las mejores tiendas a solo un paso, también es un área dotada con servicios sociales, escolares y sanitarios, por lo que no falta de nada.

Otra razón más que evidente es las posibilidades de ocio, cultura y, por qué no, deporte que hay en el entorno. De ocio y cultura nos hablan tanto los que ya hacíamos alusión como los centros de arte y por supuesto bares, restaurantes, cafeterías y cines, entre otros. También se puede aprovechar para ir al Paseo Marítimo a practicar deporte al aire libre o bien acudir a uno de los centros deportivos que hay en el entorno.

El mayor ‘pero’ que suelen poner aquellos que piensan en vivir en el centro de Málaga es, por un lado, el ruido por el tráfico. En nuestra promoción de pisos y áticos en Málaga no se tiene ese problema por el hecho de que Císter es una calle muy céntrica pero acotada al tráfico, así que nos ahorramos molestias. Otro ‘contra’ es el apartamiento. Sin embargo, Císter3 cuenta con aparcamientos subterráneos robotizados que al final reducen a ‘0’ los problemas de vivir en el centro de Málaga, un sueño hecho realidad.