Un 13% más de inmuebles vendidos en el primer semestre del año

La venta de viviendas en Málaga ha experimentado un interesante crecimiento en el primer semestre del  año: de enero a junio, ambos inclusive, se dio salida a 10.918 casas, lo que supone un incremento del 13% en relación al mismo periodo del año anterior. Son datos de la Estadística de Transmisiones de Derechos de la Propiedad, que ha actualizado estos días el INE, y que nos deja una cifra de venta de pisos en Málaga muy positiva que demuestra cómo el mercado inmobiliario comienza a respirar con más facilidad.

En su mayoría estos son inmuebles de segunda mano, en un 56% de los casos, pero realmente la cifra demuestra cierta tendencia al equilibrio: se están vendiendo muchos inmuebles usados pero la vivienda nueva también está encontrando muchos compradores, algo importante para ir aligerando el stock de invendidos. La clave parece haber sido el mes de junio, con más de 1.800 casas que pasaron a otras manos. El dato en relación al mismo mes de 2013 es mucho mejor, un 35% mayor.

Lo cierto es que Málaga se está portando excepcionalmente en este sector, con un 36% del total de operaciones cerradas en Andalucía, sobre todo si lo comparamos con otras provincias. La siguiente por número de operaciones cerradas es Sevilla, donde se ha registrado casi la mitad de ventas que en la provincia malagueña.

A nivel nacional, el comportamiento que ha tenido la venta de pisos en Málaga en el primer semestre de 2014 también ha sido sobresaliente. Figura la cuatra en el ranking, por detrás de Madrid, Barcelona y Alicante. La verdad es que son datos que invitan al optimismo, sobre todo al ver que junio ha sido el cuarto mes consecutivo de crecimiento de las transacciones inmobiliarias.

En Císter3 esperamos que este segundo semestre siga esa tendencia alcista del mercado inmobiliario. Estamos seguros que entre los muchos factores que están influyendo en la venta de pisos en Málaga destaca la caída de los precios y el interés por encontrar auténticas oportunidades para adquirir viviendas para vivir o bien como inversión de cara al futuro. Ya podemos decir que lo peor ha pasado y es cosa del ayer…